Archivo de la categoría: Literatura

Inventemos el futuro escribiéndolo

Cuando comencé con la idea de traer entradas semanales tuve claro que si me lo tomaba como un trabajo podría salir algo interesante. Precisamente por eso comencé a navegar (cada vez que conjugo ese verbo relacionándolo con internet me imagino a un pirata con el icono de Chrome como cara) por blogs de profesionales del periodismo y la literatura. Seth es uno de los que me parecieron más fascinantes, con pocas palabras es capaz de hacerte reflexionar, ya sea de un tema concreto o de un conjunto de ideas completo.

El 27 de mayo de este año, Seth publicó en su blog un post que me llevó a una pregunta.

¿El escritor predice el futuro o se lo inventa?

Seth decía en el post titulado “Predicting or inventing…”:

solamente.jpg

En la historia de la literatura muchos son los que han conseguido adelantarse a su época y han escrito historias con elementos que años después han resultado ser objetos de vital importancia para el desarrollo de la humanidad. Vale, sí, estoy siendo muy épico a la hora de contarte esto, pero seguro que ya se te ha pasado por la cabeza el nombre de algún escritor.

Seguramente el nombre que pasea por tu mente sea Verne. De él se han escritos ríos de tinta para contar una cantidad de conspiraciones que más quisiéramos tú y yo que se contaran a nuestra muerte, no lo niegues. Hablaremos luego de él.

Pero este escritor no es el único, Alberto Iglesias Fraga, en un artículo para blogthingbing, habla de otros autores que llegaron a predecir el futuro.

Arthur C. Clarke, al que Iglesias bautiza (vale, chiste fácil) como “padre de los satélites” inspiró las bases teóricas que dieron, posteriormente, a la actual red de satélites de telecomunicaciones. Gracias a él, o al menos a sus ideas, podemos permitirnos llamadas de voz y el envio  de datos a cualquier parte del mundo.

 “2001: Odisea en el Espacio” fue uno de los libros, quizás el más conocido, de este autor especializado en el espacio. En sus libros aparecían los viajes a la estratosfera o el uso de cohetes y misiles de largo alcance antes de plantearnos siquiera que estos podrían salir de la ciencia ficción.

Si me apuras un poco, hasta podríamos mencionar a Mary Shelley con Frankenstein para hablar de su “predicción” de la existencia de las operaciones de cirugía estética o los trasplantes, pero sería irme demasiado del tema y  también de la cabeza.

Verne como agente del Ministerio del Tiempo

Verne.jpg

Verne nació en 1828 y murió en 1908, con 80 maravillosos años. Pero muchos de los seguidores de Verne piensan que era un hombre que viajó hasta el siglo XIX desde nuestros días. Bueno, personalmente creo que no tiene ni pies ni cabeza, pero oye, el credo es libre. Sea como sea, lo que sí es cierto es que hace algo más de 150 años ya escribía sobre máquinas e inventos que en su época entraban dentro del catálogo de la ciencia ficción, pero que en la actualidad forman parte de nuestro día a día (más o menos). El helicóptero, los misiles teledirigidos, las alambradas electrificadas, el cine sonoro, los rascacielos, la contaminación o la ciudad ecológica, entre otros.

En “20.000 leguas de viaje submarino”, Verne se adelantó a Isaac Peral en la invención del submarino. Pero lo realmente sorprendente es lo que cuenta en su libro “De la Tierra a la Luna”. Verne sitúa, en esta novela, un telescopio de una lente de 5 metros de diámetro en las Montañas Rocosas. El diámetro de la lente es idéntico a los que tuvo el primer telescopio en Monte Palomar. En aquella época las potencias mundiales eran Francia e Inglaterra, pero Verne decidió que los promotores del viaje serían Estados Unidos y Rusia. La nave que Julio Verne lleva a la luna tiene el nombre de “Columbiad”. El módulo del Apolo XI se llamó “Columbia”.

 ¿Visionario o agente del Ministerio?

Hay quien cree que formó parte de sociedades secretas que le permitieron obtener información adelantada a su época. Y vuelvo a repetir lo mismo, EL CREDO ES LIBRE.

¿Podemos inventar el futuro escribiendo?

Futuro2.jpg

¿No es demasiada casualidad que una persona llegue una y otra vez a topar, misteriosamente, con un elemento que vaya a existir en el futuro?

Por mucho que disfrute escribiendo sobre teorías​ conspiratorias, voy a intentar pensar lucidamente. Seguramente las ideas vertidas por estos autores en los libros dieron pie a crear, en sus lectores, un caldo de cultivo de donde surgirían todos los inventos de los que hablamos.

Llegados a este punto, podemos aumentar la presión del escritor, porque con lo que escriban ellos, pensaremos nosotros. Como los encargados de la misión de la Nasa, por ejemplo, que influenciados por la lectura de Verne, a posta o sin querer, cayeron en coincidencias.

Y quién sabe, igual el inventor de la máquina del tiempo impulsada por energía orgánica, te lee y le das la idea que necesita para la última pieza del rompecabezas que lo lleve a montar su Delorean intratemporal (cualquier parecido con Regreso Al Futuro es pura coincidencia).

ge-delorean-hed-2013.jpg


Se ve que esto está durando bastante, si quieres que hablemos sobre el tema, redes sociales o correo.

¡TEMA INTERESANTE A ESTRIBOR!


 

Erotismo

Permítanme ir al grano, ahorrándoles presentaciones o rodeos absurdos.

Ayer, mientras estaba en la galería Mercedes Delicado de El Puerto de Santa María, comenté por whatsapp (en un grupo) que me encontraba en un recital de poesía erótica, segundos después de decir ésto empezaron a tacharme de “rarito”( algo de lo que ya estoy acostumbrado, y diría que hasta orgulloso). “Que rarito eres” dijeron un par casi al unísono, y no las culpo, es normal…
Aún a estas alturas del siglo XXI ( se supone que esto es igual que “estamos muy avanzados en la linea temporal y las mentes humanas deberían estar igual de avanzadas´´, me río yo de este concepto) no tenemos clara la diferencia entre ” erótico” y ” porno”. Estoy seguro de que al saber de mi localización pensaron de inmediato en un maromo mástil en mano ensartando a una jovencita de ojos vueltos… Bien, luego del revuelo tuve que explicarles, enseñándoles poemas eróticos, de lo que se trataba eso, “tan rarito´´, de la poesía erótica. Es curioso como he visto fotos ofensivas o explicitas y nunca llamé a nadie rarito, ni nada parecido.
En fin, que yo soy y seguiré siendo el rarito, y a mucha honra de tener ese honor en pleno siglo XXI.

Y para aquel que nunca leyó poesía erótica les dejo algunas:

RAFAEL ALBERTI
Por allí hondo, una humedad ardiente;
blando, un calor oscuro el que allí hervía;
sofocado anhelar el que se hundía,
doblándose y muriendo largamente.
Labios en labios que no ataca diente
lengua en garganta que se corta, umbría;
áspero alrededor, fiera porfía
por morder lo imposible de la fuente.
Fiera porfía, ya que ni a la hembra
más hembra ni al varón más varón dieron
otra cumbre que ser sembrado y siembra,
pues lo demás, ¡Oh cuerpos desvelados!
son fulgores que al alba se perdieron
en un súbito arder, desesperados.
………
JUAN RAMÓN JIMENEZ
Cuando huía, en un vuelo de tocas trastornada,
de la impetuosa voluntad de mi deseo,
se refugiaba en un rincón, como una gata…
pero sus uñas eran más dulces que mis besos…
se le venía el velo hasta los ojos mágicos;
surgían leves rizos del cortado cabello,
rizos que descubrían un jardín imprevisto,
¡aquellos rizos de oro en los ojos inmensos!
Y en la proximidad ardiente del placer de su carne
Me incendiaba el olor de todos sus secretos,
aquel olor más fuerte para mí…y para ella…
¡que el olor de los lirios y el olor del incienso!
……
CATULO
Gorrioncito, joya de mi pequeña,
con quien juega, al que resguarda en el seno,
al que suele dar la yema del dedo
y le incita desgarrados mordiscos:
cuando a mi deseo resplandeciente
le place tornarse alegre y aliviarse
de sus cuitas, para aplacar su ardor,
¡cuánto me gustaría, como hace ella,
jugar contigo y desterrar las penas
lejos de mi triste ánimo!
Me es tan grato como a la niña el fruto
doradito que soltó el ceñidor
que tanto tiempo permaneció atado.
……

Cierren la puerta al salir, que luego hace corriente.