Archivo de la categoría: Poesía

Humedad

No hay tormenta que oblicue

la verdad del teclado bajo mis dedos,

la negrura de la pantalla,

la ausencia del claro en tus ojos,

y mi cama tan ligera

que casi sale por la ventana

en un intento kafkiano.

Transformaciones vanas en huida.

Y yo,

amarrado al secar de tu silencio

y las húmedas ganas que tengo.

Poema de Grietas Vitales, publicado por Ediciones en Huida.

(Para comprar el libro pincha aquí).

Anuncios

`El Aprendizaje del miedo´: el dolor como motor de vida

Muchos son los escritores que después de consagrarse reniegan de su primeros pasos. “El aprendizaje del miedo´´, ópera prima del gaditano Paco Ramos,  no permitirá que  esto ocurra. El libro de Ramos es una suerte de Lázaro, ha echado a andar siendo un homenaje a su madre, tiene vida propia.

Los poemas de “El Aprendizaje del miedo´´ están arropados por las ilustraciones de Maria King, autora del cangrejo que observa desde la portada.

cangrehoEl poemario publicado en la editorial Lapices de Luna comienza  hablando del papel del poeta (Ramos recupera este tema al final con el poema titulado Oficio del poeta II) como fingidor (que decía Pessoa),   “pero puede que un día/ una bala certera os tumbe/ y entonces/ sepáis que hasta ahora/ todo fue un juego de niños´´ y afirma que “sólo los poetas exorcizan las ausencias´´. 

A partir de aquí comienza el baile, el aprendizaje, las multas que el tiempo nos pasa por creernos invencibles “siendo ya la infancia una patria que duele demasiado´´, cuando todo se derrumba dejando la fachada intacta. Paco nos recuerda que no somos más que marionetas. Lo podemos decidir todo menos el inicio y la fecha en la que caducan nuestros días puesto que “somos siervos de la Parca´´.

Tras la tragedia solo nos queda la soledad, el frío de los días que, impuestos, nos parecen interminables, “poco queda que se salve del invierno´´ donde “el frió pesa´´. Después de esto solo quedan los recuerdos (“El desorden de las vidas que cuidabas,/ los geranios/ marchitándose sobre el alféizar´´).

La Poesía de Ramos te desgarra, te sirve de materia prima para crear el hilo de seda que sirve para cubrir la crisálida y hacer del dolor una fiesta permanente, interna, que te permite seguir y “festejar esta historia de fracasos´´.

Reconoce el llanto y lo celebra como ungüento que alivia y secar las lágrimas para salir de la oscuridad, pero con la certeza que el dolor es motor de vida. (“Por eso he decidido vengarme de la muerte´´).

Pocos libros son capaces de gritarte dentro mientras se resguarda, hondo, para no caer en el pantano del olvido, no muchos son capaces de transportarte a la herida del poeta adherida entre las páginas, dándote pautas para plantar cara.

Tiene versos contundentes y absolutamente todos los poemas terminan con un aguijón envenenado, que una vez que te inyectan las palabras no puedes dejar de pensar en ellas. Los versos de Paco te retumban tan dentro que ya no “es el tiempo el que marca tus latidos´´, sino el eco de sus versos los que guían el palpitar en un canto a las ausencias.

presenta-aprendizaje-sfdo-ignacio-escuin

Erotismo

Permítanme ir al grano, ahorrándoles presentaciones o rodeos absurdos.

Ayer, mientras estaba en la galería Mercedes Delicado de El Puerto de Santa María, comenté por whatsapp (en un grupo) que me encontraba en un recital de poesía erótica, segundos después de decir ésto empezaron a tacharme de “rarito”( algo de lo que ya estoy acostumbrado, y diría que hasta orgulloso). “Que rarito eres” dijeron un par casi al unísono, y no las culpo, es normal…
Aún a estas alturas del siglo XXI ( se supone que esto es igual que “estamos muy avanzados en la linea temporal y las mentes humanas deberían estar igual de avanzadas´´, me río yo de este concepto) no tenemos clara la diferencia entre ” erótico” y ” porno”. Estoy seguro de que al saber de mi localización pensaron de inmediato en un maromo mástil en mano ensartando a una jovencita de ojos vueltos… Bien, luego del revuelo tuve que explicarles, enseñándoles poemas eróticos, de lo que se trataba eso, “tan rarito´´, de la poesía erótica. Es curioso como he visto fotos ofensivas o explicitas y nunca llamé a nadie rarito, ni nada parecido.
En fin, que yo soy y seguiré siendo el rarito, y a mucha honra de tener ese honor en pleno siglo XXI.

Y para aquel que nunca leyó poesía erótica les dejo algunas:

RAFAEL ALBERTI
Por allí hondo, una humedad ardiente;
blando, un calor oscuro el que allí hervía;
sofocado anhelar el que se hundía,
doblándose y muriendo largamente.
Labios en labios que no ataca diente
lengua en garganta que se corta, umbría;
áspero alrededor, fiera porfía
por morder lo imposible de la fuente.
Fiera porfía, ya que ni a la hembra
más hembra ni al varón más varón dieron
otra cumbre que ser sembrado y siembra,
pues lo demás, ¡Oh cuerpos desvelados!
son fulgores que al alba se perdieron
en un súbito arder, desesperados.
………
JUAN RAMÓN JIMENEZ
Cuando huía, en un vuelo de tocas trastornada,
de la impetuosa voluntad de mi deseo,
se refugiaba en un rincón, como una gata…
pero sus uñas eran más dulces que mis besos…
se le venía el velo hasta los ojos mágicos;
surgían leves rizos del cortado cabello,
rizos que descubrían un jardín imprevisto,
¡aquellos rizos de oro en los ojos inmensos!
Y en la proximidad ardiente del placer de su carne
Me incendiaba el olor de todos sus secretos,
aquel olor más fuerte para mí…y para ella…
¡que el olor de los lirios y el olor del incienso!
……
CATULO
Gorrioncito, joya de mi pequeña,
con quien juega, al que resguarda en el seno,
al que suele dar la yema del dedo
y le incita desgarrados mordiscos:
cuando a mi deseo resplandeciente
le place tornarse alegre y aliviarse
de sus cuitas, para aplacar su ardor,
¡cuánto me gustaría, como hace ella,
jugar contigo y desterrar las penas
lejos de mi triste ánimo!
Me es tan grato como a la niña el fruto
doradito que soltó el ceñidor
que tanto tiempo permaneció atado.
……

Cierren la puerta al salir, que luego hace corriente.