Una misma salida

   Portada Una misma salida.                                  Nota al lector:

En 1992, Geometría de las cosas irregulares de Miguel Argaya ganaba el accésit del premio Adonaís de Poesía. En dicho poemario se puede leer los siguientes versos:

Si el tiempo me obligase a rendir cuenta /de los días prestados al filo de la espera, / no podría alegar sino mis restos/ esparcidos, la huella de viejas cicatrices/ y el olor agridulce de un poso cotidiano. / De niño me dejé la piel en mil batallas/ por el placer de hacerlo. Cuando me vino el año / de la sed y el espasmo, me entregué a las hogueras /con el mismo placer y el mismo empeño.

Desde pequeño he tenido la sensación de que la fugacidad se alimenta de nuestros recuerdos, que camina lenta justo en la parte que no podemos ver, donde el rabillo del ojo no consigue llegar. Por eso siempre he tenido miedo de olvidar momentos que me han llevado a ser lo que soy actualmente. Por eso batallo con el instante, con el propio tiempo para no olvidar lo que fui, para recordar siempre como quiero ser. Es obligado pensar que pese a los distintos colores todas las puertas llevan a la misma salida.

1. La primera llamada

2. El niño de los pies de oso amarillo

3. Ahora o nunca

4. Asesinato en el Austral Express

5. Como cadáver en la cuneta

6. Una foto accidentada

7. Las llaves del mundo

8. El hombre que lloraba en el metro

9.Tus ojos están llenos de tristeza

10. ¿Dónde está el reset?

11. Recuento

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: