Archivo de la etiqueta: Bitacoras

Bitácoras.Una noche de estudio.

Miércoles 10 de junio, 2:10 de la madrugada. Una llovizna suave choca con los faros de un camión de bomberos que no calla, las sirena se escucha en toda la casa. Mis ganas de saber ganan la batalla.

2:12 de la madrugada, las diapositivas han dejado de parecerme interesantes y hace rato que asomé la cabeza por la ventana. El ruido del motor ha llamado mi atención. No es mi culpa que hayan decidido aparcar el camión de bomberos justo en mi bloque, ni que cualquier cosa me parezca más interesante que Irving Kristol.

2:27 de la madrugada, la cara acusadora de Kristol me obliga a mirar la pantalla -el último vistazo y vuelvo a los apuntes- me miento.
El pitido de la marcha atrás de una ambulancia hace que regrese a la realidad y el estridente tono de la voz de la enfermera, “hay una persona encerrada”, hace que preste más atención aún a la escena. Sé que mañana me arrepentiré, pero esto es demasiado interesante y yo soy demasiado curioso.

2:36 de la madrugada, la música de Jessica Rabbit ha sustituido el ruido de las sirenas. Ya ha pasado todo.
Ahora solo me queda la frialdad de unos apuntes y la soledad de la calle sin el peso de los coches.

2:40 de la madrugada, me he obligado a cerrar Facebook, ha sido en vano. Cuando estudio la creatividad es el peor problema que tengo que solventar. He perdido el móvil entre los cojines del sofá. Ha sido aposta.

2:50 de la madrugada, se me olvidó ponerlo en silencio. El subconsciente me juega malas pasadas. Las notificaciones emergen de entre los apuntes y los Aspectos Cuantitativos del SMI han desaparecido. Solo veo caras amarillas y  figuras de flamencas.

2:53 de la madrugada. Ya me distrae hasta el aporrear de los dedos de Nur en su teclado. Voy mentalizándome de no superar este examen.
Aún me queda mañana.

2:59 de la madrugada.  Se me ha gastado el boli, la escusa perfecta par apartar la cara de la pantalla. La lluvia aprieta y el sonido de las gotas sobre el asfalto me recuerda que la noche se hizo para dormir y que yo la estoy malgastando.